Drive by-Truckers - English Oceans

Drive By-Truckers siempre evocaran en mi el recuerdo de una fabulosa noche de verano en Sos del Rey Católico en la que Patterson Hood y lo suyos ofrecieron el que, posiblemente, haya sido el mejor concierto que he visto en mi vida. El entorno, la compañía, la preciosa noche estrellada, el post concierto con aquella chica rubia de pelo corto que vestía mini-skirt and go-go boots, ... ¡si hasta la cerveza sabía mejor! pero por encima de todo una banda vaciandose en el escenario, totalmente entregada, disfrutando del momento y lo que es más importante consiguiendo contagiar a todo el público ese entusiasmo que en algunos momentos, sobre todo al final del bolo ralló la histeria. Así fue para mi aquel concierto de Drive By-Truckers en el festival Luna Lunera. Y si bien el tiempo y el hecho, crucial, de que en aquella época estuviera pasando por el momento más difícil y dramático de mi vida ha magnificado todo, el recuerdo imborrable de aquel día me hace ser totalmente parcial en cualquier valoración que haga de la banda, así que si finalizais la lectura de este post y pensais que se me ido la mano con las alabanzas y las loas al nuevo trabajo de la banda, os recomiendo la lectura de críticas del mismo en prestigiosas revistas como Popular 1 o Ruta 66. Pero os aviso, para ambas ha sido disco del mes.


Acostumbrados como nos tenían a casi disco, y consecuente gira, por año, ocho títulos editados desde el aclamado "Southern Rock Opera" en 2001 hasta el último trabajo, sin contar el editado este año, "Go-Go Boots" en 2011, dan muestras del caracter trabajador y esforzado de los de Georgia, los tres largos años dsicurridos hasta la edición este 2014 de su nuevo trabajo "English Oceans" ha hecho más dura la espera. Los motivos para este retraso han sido varios; el cansancio derivado de la vertiginosa carrera de la banda, que en sus últimos trabajos dio muestras de cansancio y falta de ideas, de hecho tres meses después del concierto en el Luna Lunera les pude ver en el Antzokia bilbaíno y pese a ser un buen concierto, al mismo le faltó la garra de aquel, siendo un bolo tremendamente profesional pero sin aparecer un ápice del entusiasmo que derrocharon entonces, la deserción de la bajista Shonna Tucker y la necesidad del lider del combo Patterson Hood de desmarcarse de su banda madre. Este último hecho ha sido, en mi opinión, fundamental para la concepción final del nuevo trabajo de Drive By-Truckers, pues en el encontramos ideas ya perfiladas por este en su excelente trabajo en solitario "Heat Lightning Rumbles in the Distance" y que lo desmarcan de trabajos anteriores de la banda.


Pese a que Patterson Hood sea el miembro más visible de la banda, en la misma siempre han convivido varios compositores y cantantes que dotaban a los trabajos del grupo de una variedad tremendamente atractiva -mucho se ha hablado del bajón creativo de los Truckers tras la marcha del añorado Jason Isbell, opinión que no comparto, y de que su reemplazo como tercera compositora, el principal co-autor junto a Hood siempre ha sido el guitarrista Mike Cooley, la bajista Shonna Tucker no daba la talla- por eso el hecho de que en este trabajo casi la mitad de los temas estén firmados por Cooley cuando hasta ahora ejercía de un especie de George Harrison, firmando solo un par de temas (pero qué temas) por disco, sea de lo más destacable del mismo.


El disco se abre con un contundente tema, "Shit Shots Count" cantado por Cooley, que suena a los Stones más rockeros y que incluye unos novedosos vientos al final del tema dandole un toque soulero que esperemos recuperen en futuros trabajos. Este adictivo inicio se contrapone con el segundo tema "When He's Gone" esta vez cantado por Hood con una letra conmovedora y tono musical reflexivo típico del barbudo cantante. La alternacia de composiciones Cooley/Hood se mantiene a lo largo del trabajo siendo el tercer tema "Primer Coat" una preciosa canción en la que el rockero Cooley se deja influir por la forma de cantar de su compañero Hood, dando lugar a la mejor canción del disco; "Pauline Hawkins", de nuevo cantada por Hood, contiene un cambio de ritmo a mitad del tema que la convierte en uno de los temas más atractivos del disco y nos sirve para recordar que la banda no son solo los dos guitarras/cantantes pues los arreglos de teclado de Jay Gonzalez y la sección rítmica compuesta por el batería Brad Morgan y el bajista Matt Patton añaden a los temas detalles y giros muy especiales. Estos detalles se ven de nuevo en el tema "Made Up English Oceans" en el que brillan los arreglos de teclado sin los cuales hubiera quedado como una canción discreta. Más detalles se aprecian en el siguiente tema "The Part of Him" esta vez de banjo que contrastan con la amarga y sentida letra con elevada carga política y que sirven de contrapunto a los rockeros "Hearing Jimmy Loud" y "Til He's Dead or Rising" ambos cantdos por Mike Cooley, aunque el último es una composición de Hood.


De nuevo volvemos a la introspección folkie con "Hanging On" un tema influido por la experiencia en solitario de Patterson Hood y que cuenta, de nuevo, con un gran trabajo del teclista Jay Gonzalez, que se vuelve a lucir en el tema sigueinte al dotarle de un sonido a lo saloon al country "Natural Light". A partir de aquí hasta el final del disco los personajes conmovedores y las letras trágicas marcan unos temas intimistas y reflexivos como "When Walter Went Crazy", "First Air of Autumn" o "Grand Canyon" canción final y que contiene una parte final psicodélica y espectral que refleja el sentido que la banda le ha querido dar al album y del cual la portada es buen ejemplo.


Los trabajos de los Drive By-Truckers nunca han sido fáciles de asimilar, son largos, con muchas canciones y con una carga de intensidad, a veces agotadora, que necesita de varios escuchas para saberlo apreciar. Este no es una excepción, al contrario, he necesitado oirlo varias veces y en diferentes situaciones para hacerme una idea global del mismo y puedo afirmar que nos encontramos ante el trabajo de una banda que ha sabido aunar los esfuerzos de todos los miembros para conseguir un resultado global excepcional alejandose de individualismos y de competiciones entre miembros de la banda. Una nueva etapa en una banda compacta que esperemos nos de nuevas alegrías en el futuro.


Una nueva reseña de Javier Parro para Rock In Focus

Entradas destacadas
Entradas recientes