Sharon Jones & The Dap -Kings - Give the People What They Want

En casi todas las entrevistas que se han publicado aprovechando la salida del nuevo disco de Sharon Jones & The Dap -Kings "Give the People What They Want" se ha mencionado de una forma u otra la grave enfermedad que ha padecido la cantante y de la que parece se ha recuperado satisfactoriamente. Y practicamente en todas ellas la propia cantante se ha encargado de desmentir que dicha enfermedad haya marcado la composición o las letras de las canciones que componen este nuevo trabajo, pues el mismo estaba compuesto y grabado con anterioridad a que le fuera diagnosticada dicha enfermedad, siendo la consecuencia de ese diagnóstico el retraso en la publicación y posterior gira que afortunadamente ha tendido lugar hace un par de meses.


Es por eso por lo que nos encontramos con un disco continuista en cuanto al clásico sonido soul de los anteriores trabajos de la artista, plagado de referencias a sellos como Motown o Stax sin faltar destellos funk (no en vano James Brown es el mayor ídolo de Sharon Jones), en la que destaca sobremanera la poderosa voz de la cantante.


El productor del disco, Gabriel "Bosco Mann" Roth, líder de The Dap-Kings consigue atrapar la fuerza y la emoción de la voz de Sharon Jones en toda su plenitud en las diez canciones que componen el disco, pero a la ve la dota de matices dependiendo de la canción, conjugandola con el resto de la fenomenal banda que la acompaña a lo largo del disco (no olvidemos que Amy Wynehouse la eligió para grabar su básico "Back to Black"), sonando todo el conjunto como una perfecta orquesta.


Comienza el disco con un incendiario numero de soul, impulsado por los coros de las Dappettes, que recuerda a las Supremes sobre una base perfectamente orquestada, que continúa en el segundo tema ‘Stranger To My Happinnes’ inspirada por los temas más bailables de la Stax, mientras que la inspiración Motown reluce en el tercer tema ‘We Get Along’. El funky aparece en ‘You’ll Be The Lonely’, con esos metales de tradición sureña que podría haberse grabado sin duda en los estudios Muscle Shoals, mientras que el blusero inicio de ‘Now I See’ da pie a una de las más desgarradoras letras del disco.


Con "Making Up and Breaking Up (And Making Up and Breaking Up Over Again)" encontramos la balada del disco inspirada en las sonoridades ligeramente psicodelicas del sonido Filadelfia de los 70, siendo Sam Cooke el referente más claro en el siguiente corte ‘Get Up And Get Out’, mientras que el pantanoso sonido Southern Soul infuye el tema "Long Time, Wrong Time" destacando el tremolo de la guitarra a la que acompañan unas vacilonas plamas. ‘People Don’t Get What They Deserve’ es el penúltimo y bailable corte del disco que precede a la balada "Slow Down, Love", un tema en el que las referencias jazzies, presentes a lo largo del todo el trabajo, se hacen más que patentes.


Un nuevo trabajo de esta currante del mundo de la música que acompañada por una formidable banda nos convence desde la primera escucha, tal y como hicieron los anteriores trabajos de Sharon Jones, confirmando, aunque con nosotros no hacía falta, que el soul es el estilo de música definitivo.


Una reseña de Javier Parro para Rock In Focus.

Entradas destacadas
Entradas recientes